viernes, 31 de diciembre de 2010

París-Texas




Me toca por azar cerrar el año en esta aventura en la nos hemos embarcado las zinéfilas.Pensé en cerrar con una película esperanzadora,algo así como "Qué bello es vivir" un clásico que much@s revisionamos año tras año,como si de un ritual navideño más se tratara.





Pero ya no había vuelta atrás,porque cayó en mis manos una película de Win Wenders a la que le tenía muchas ganas: "París-Texas",un clásico moderno de 1984 de ésos que dejan huella,y aunque ya me lo advirtieron,de ésos que es imposible no se queden clavados en tu cabeza.





En medio de la nada,en algún punto de algún desierto de Texas,aparece un hombre exhausto,perdido,deshidratado.Se trata de Travis ( Harry Dean Stanto),que ha estado caminando sin rumbo fijo hasta llegar al límite de sus fuerzas a una especie de cantina en mitad del desierto.





Desde allí,avisan a su hermano y su cuñada que viven en Los Angeles y su hermano tan pronto tiene noticias de Travis acude a su encuentro pues pronto sabremos que ha estado prácticamene desaparecido durante cuatro años.Durante su ausencia,su hermano y su cuñada se han hecho cargo de Hunter,el hijo de Travis,que tiene ahora 7 años y que apenas le recuerda.












Su hermano llevará a Travis a su casa y provocará el reencuentro con su hijo,Hunter,un reencuentro que para el niño es más bien un descubrimiento que le supondrá un reajuste y le llevará su tiempo.
Hay escenas como la proyección del vídeo casero en la que por primera vez vemos a ,Jane(Natassja Kinski),madre de Hunter,que están rodadas con una delicadeza extema.





El espectador/a, en ese momento a través de los ojos de Travis, mientras contempla las imágenes de otro tiempo, ya intuye todo el amor que ha sentido y siente por Jane,aun sin que sepamos todavía si está viva o muerta.




Es a través de las conversaciones de Travis con el niño,cómo vamos intuyendo que Jane sigue con vida aunque Travis ignore su paradero.Hunter le dice a Travis que él siente que ella anda y habla en alguna parte,igual que le sentía a él cuando él no estaba.Sin palabras nos deja el niño que con su amor,le hace sentir padre a Travis de forma natural y espontánea mucho más efectivo que cualquier modelo de padre que Travis pudiera encontrar en las revistas.





Tras el reencuentro con Hunter,Travis se da cuenta de que está en deuda con ese niño,y ahí empieza su búsqueda de Jane,a la que se une Hunter,que no quiere separarse de su recien descubierto padre y por otra parte,quiere conocer a su madre,de la que apenas tiene recuerdos.





Gracias a su cuñada,Travis tiene la pista de que Jane está en Houston,ya que desde un banco de esa ciudad,envía dinero períodicamente para el sustento de Hunter.
Travis encuentra por fin a Jane en algo así como un prostíbulo y de forma anónima ,a través de una cabina con un cristal que les impide verse,Travis le relata la historia de sus vidas.















Así sabremos que Travis y Jaen se conocieron muy jóvenes y que se querían,pero la inseguridad de Travis y su dependencia hacia el alcohol,así como la sensación de estar atada a un bebe que no buscó por parte de Jane,echan a perder esa ilusión que tenían antes de que Hunter naciera.

A partir de ahí,deducimos que la relación se deteriora e incluso en su día les roza la tragedia,hasta que Jane se va con su hijo,dejándolo más tarde a cargo de sus cuñados,y Travis viéndose solo,comienza a vagar sin rumbo en busca quizá de ese París que está en Texas,donde había comprado una parcela de tierra y donde al parecer sus padres hicieron el amor por primera vez.







Y así volvemos al punto de partida,porque a través de esa conversación en la cabina,una de las más profundamente emotivas que se hayan visto en la pantalla,conoceremos los motivos del sufrimiento de Travis y de Jane, y ese amor maltrecho sobre el que quizá pese demasiado la culpa y el dolor que se causaron en otro tiempo.


El periplo de Travis a través de la América profunda,esa América rural de llanuras y carreteras interminables, que por momentos me ha recordado a "Una historia verdadera" de David Linch,no podía acabar con el reencuentro con Jane.Da la impresión que el camino de redención de Travis, no ha hecho más que comenzar,porque Travis arrastra una culpa que ha de saldar provocando el reencuentro de Jane con Hunter.







Sus errores,sus "pecados" han de redimirse en soledad,y poco le importa ya su felicidad cuando siente ha de reparar todo el daño provocado y aún le queda una misión que cumplir.
Win Wenders nos deja una película que supone un viaje no tanto exterior como del propio protagonista en lucha contra los demonios de su pasado,que él siente no sólo han destruido su vida,si no también la de los que más quería.Es ésta la odisea de un hombre que se tuvo a sí mismo por enemigo y que sólo reparando lo que contribuyó a romper,podrá empezar a reconstruirse.Un hombre corriente,cuya abnegación y renuncia sólo se comprende si se imagina su culpa y su dolor.



Poco más,sólo diré que es una de las mejores películas que he visto,y no hablo sólo del año que se acaba, que Harry Dean Stanto no interpreta a Travis,es Travis y que la historia conmueve hasta la médula.Ya veis,quise hacer algo esperanzador,y sin desvelar finales,"París-texas" es túnel y es luz.

Féliz año 2011,mucha salud y prosperidad,mucho cine y mucho amor!


Troyana

24 comentarios:

Saraiba dijo...

La tengo en mi filmoteca pero aún no la he visto. Me la han recomendado varias veces, pronto podré dar mi opinión :)

Noemí Pastor dijo...

Yo la vi en el cine cuando se estrenó y no la disfruté. No la capté bien. Algo debí de perderme, que no me llegó. Bueno, en realidad Win Wenders no me ha llegado nunca; y lo he intentado, lo juro.
A propósito de WW, ¿te he contado que (creo que) lo vi una vez en Bilbao filmando una procesión de Semana Santa?
En fin, que es un buen momento para revisitar París-Texas. Me apetece volver a la América profunda, que me fascina, como me fascinó "Una historia verdadera". Ya ves, a Lynch sí lo capto, sí me llega. Qué cosas.
Os felicito el año en vasco: urte berri on eta zoriona denontzat.

Bruja Truca dijo...

Pues yo tampoco la he visto y me alegro que la hayas comentado porque siempre la he querido ver aunque sea porque uno de mis grupos favoritos cogió su nombre de ésta película, Texas. La verdad que al principio no entendía lo de que el grupo se llamara Texas, un estado tan...llamémoslo rústico, pero cuando me enteré de que era por París-Texas siempre tuve curiosidad pero nunca he rematado. Este nuevo año caerá, seguro.

Enhorabuena por tan buena y sensible entrada, como siempre. Te mereces que en 2011 la jefa te suba el sueldo blogueril jajaja. Feliz año guapa. Un abrazo.

Laura Uve dijo...

Troyana, la vi hace mucho... recuerdo que me ´gustó y me dejo inquieta y pensativa como casi todas las pelis de Wenders... Tendría que volver a verla para opinar más y mejor, aunque tu cuidada entrada me la ha recordado perfectamente.

Quiero desearte un feliz año 2011, que te sea propicio en todo aquello que valores como más importante o deseable. Que te sonría la salud, la fortuna, el amor, la tranquilidad y la serenidad. Y sobre todo que se mantenga el lazo virtual que me mantiene unida a ti.


Que pases una noche estupenda y, lo dicho, FELIZ 2011.

Zinéfilas dijo...

Saraiba,
no la pases por alto,ahora eso sí,sin prisas,es una película que requiere tiempo,mimo y dedicación.Si no dispones de más de dos horas de tranquilidad,mejor déjalo para cuando las puedas tener.Te aseguro que la película te recompensará.
saludos a las puertas del 2011!

Noemí,
esto del cine como siempre decimos,es algo subjetivo,hay directores/as que por lo que sea te llegan y otros/as que no,contra eso,no se puede luchar,por mucho que nos argumenten en contra o a favor.
La anécdota de la Semana Santa es flipante..ja,ja,
En cuanto a David Linch, la película "Una historia verdadera" es una maravilla,me gustó tanto que en su día le dediqué una entrada.Te dejo link por si tienes curiosidad:

http://historias-troyanas.blogia.com/2007/enero.php

A mí también me fascina esa América rural,profunda,con esas llanuras interminables,los postes de la luz,las carreteras,los moteles decadentes....cúantas pelis la han tenido como escenario..

A esa felicitación tuya en euskera,le sumo otra en valencià:
Feliç Any Nou!

Bruja,
no sabía que el grupo Texas había tomado su nombre de la película, ya me gustaban y me gustan,pero ahora si cabe aun me gustan más;)

Gracias por otro lado por valorar la entrada,pero déjate de jefas,aquí como mucho somos una anarquía organizada;)

Un abrazo,niña!

Laura Uve,
gracias por tus palabras,como siempre,directas a la emoción.
Yo también te deseo lo mejor para el 2011,salud,fortuna,amor y esas dos cosas que apuntas que para mí son cada vez más necesarias serenidad y tranquilidad,no por falta de actividad,sino más bien como un estado interior.
Yo también deseo que se mantenga este lazo virtual creado recientemente que tantas cosas buenas me aporta.
Feliç any nou filla!

Posdata: A historias-troyanas li he dedicat un post a la serie de TV3 "Infidels",la veus?a mí m´està agradant molt.Un abraç!

LU dijo...

Tendría que volver a verla. La recuerdo como un torrente de emociones. En su momento me había impactado mucho.

De vez en cuando escucho la banda sonora de Ray Cooder, impresionante, e inseparable de esta película.

Wim Wenders fue uno de mis directores favoritos.

Biquiños

FELIZ AÑO!!!

Zinéfilas dijo...

Lu,
a mí también me ha parecido un torrente de emociones,y pienso que en la entrada que he escrito no he conseguido reflejar del todo con hondura los sentimientos que afloran por ejemplo entre Travis y Jane cuando están en la cabina del peepshow y Jane le dice a Travis que escucha su voz en la voz de todos los hombres.Me parece un momento estremecedor,por ejemplo,y no lo había mencionado.
Tampoco he mencionado la banda sonora que es una de las características esenciales de esta película y que tú has venido muy bien a recordar.
biquiños y feliz año,por cierto que esa felicitación nos la podrías poner en gallego,no?;)
troyana

Laura Uve dijo...

No veig la TV, a veure si intento veure algún capítol... i ara entrarè a veure el post.

Ptnssss

Antígona dijo...

Me alegré mucho de volver a verla anoche, Troyana, porque aunque tenía de ella una fantástico recuerdo, había muchos detalles que se habían perdido en mi memoria.

Me encanta su ritmo lento, también la sobriedad de los diálogos, de los personajes, del modo en que se expresan. Es como si esa sobriedad, su contención a la hora de poner de manifiesto los sentimientos que los mueven, hiciera aún más palpable su profundidad, la intensidad con que determinan los pasos que han dado en sus vidas.

La banda sonora, como ya habéis mencionado, es también un elemento clave, a mi modo de ver, para crear ese clima de contención que actúa a favor del impacto de las emociones sobre el espectador.

Y bueno, con respecto a la historia, pues qué decir... la has descrito perfectamente porque se trata, en efecto, de una historia de redención guiada por el amor. Un amor que aún pervive pero consciente de que su única forma de expresión, después de lo sucedido, estriba en el intento de restaurar el daño causado.

Impresiona la honestidad de Travis en ese diálogo con Jane, su ausencia total de autoengaño con respecto al fracaso de su relación, también su lucidez al no albergar ni la más mínima esperanza de reconciliación ni por ello pretenderla. Travis se enfrenta a Jane sin demandas, sin voluntad de despertar su piedad. Es algo así como un anti-héroe que sin embargo se convierte ante nuestros ojos en un ser ejemplar por su sinceridad, por su valentía, por su generosidad. Y, por qué no, por su capacidad de amar, aunque el resultado de ese amor tenga que conducir, en el momento de su vida en que le vemos, a la renuncia, al distanciamiento y a la soledad.

Vamos, que no me arrepiento en absoluto de haberla visto de nuevo sino todo lo contrario, y me ha encantado encontrar en Zinéfilas esta estupenda reflexión sobre ella.

Y aunque ya te lo he dicho en tu blog, hoy es día para repetirlo tantas veces como haga falta: mis mejores deseos para el nuevo año, querida Troyana, y que el viejo se lleve los malos recuerdos que nos haya podido dejar y haga así sitio para los buenos que estén por venir.

Un beso y un abrazo!

Noemí Pastor dijo...

En cuanto a la América profunda, yo hace unos años me monté en un avión, me planté en San Francisco, me alquilé un coche y me dediqué a recorrer California y Nevada, durmiendo en moteles. Es todo todo como en las películas.

Carmela dijo...

Un buen momento para recodar una buena película, que aunque ví hace muchos años, siempre ha estado en ese lugar donde quedan guardadas las buenas películas; dormida pero presente.
Me gustó en su momento y me ha gustado recordarla.
De nuevo te deseo lo mejor para este año que acabamos de empezar.
Un beso!!

eloy dijo...

Como tú dices, un clásico moderno para terminar el año. Una de mis grandes debilidades, obra maestra intemporal, cine puro no apto para los que tienen prisa y les gusta etiquetar a las películas como "lentas". Esto es auténtico cine lento, cine para pensar, cine que nos mira a los ojos y nos hace preguntas, cine honesto que valora la inteligencia del espectador, un clásico al que acudo cada cierto tiempo para comprobar lo bien que le sienta el paso del tiempo.
Una lástima comprobar en lo que ha quedado Wim Wenders, estoy a punto de perder la confianza en que todavía pueda hacer una buena película.

Aprovecho para felicitar a todas las zinéfilas por este proyecto y desearos un 2011 repleto de buen cine y mejor amor

troyana dijo...

Laura Uve,
ja em contaràs si la veus,a mí m´està agradant molt,estic enganxada,ja m´agradaria que a la nostra tele autonòmica,posaran series així.
bsts

Antígona,
querida con-tertuliana,hay que ver que hablando contigo,cuatro horas se pasan volando:)

Vayamos por partes porque abordas varios frentes,como siempre.Primero que nada,la contención.
Es cierto,todas los personajes en general se mueven con emociones contenidas,se intuyen más que se expresan,especialmente visible en el caso de Travis,pero quiza por eso,el espectador/a se vuelve más cómplice desde el principio y esos sentimientos cobran una mayor relevancia,si cabe.Sobriedad pero inequícocos sentimientos,por ejemplo en la escena del vídeo casero,cuando Travis ha de taparse la cara al ver de nuevo a Jane en las imágenes proyectadas.
Es sútil,pero todos sabemos ahí que todavía la ama,que su amor es intenso y dolorosamente persistente a pesar del tiempo o la distancia.

En cuanto a la historia,en mi opinión,es el camino de redención de Travis,como tú dices,guiado por el amor.
Y esa abnegación,esa renuncia voluntaria,ese sacrificio de todo cuanto ama en favor de su propósito de recomponer lo dañado en otro tiempo,le convierte casi en un héroe solitario que elige la distancia a cambio de reconciciliarse con su pasado.
¿hubiera sido posible de otro modo ese propósito sin necesidad de renunciar a todo?
esa duda nos queda,pero para Wim Wenders es evidante que no puede ser de otro modo,el destino de Travis parece estar marcado por la pérdida.
Antígona,yo también te deseo que se vayan las tristezas que nos pudieron asaltar en el 2010 y dejen paso a nuevos y buenos momentos que como dices,están por venir.

Noemí,
me ha venido una imagen de "Thelma y Louise";)

Carmela,
es una gran película,es cierto.Siempre nos queda algo de las películas que calan hondo,por mucho tiempo que haya pasado desde que las vimos.
Yo también te deseo un féliz año.Bsetes.

Eloy,
para mí también es una película imprescindible,una genialidad del autor, y sí, estoy contigo,un cine no apto para las prisas.
Cine para pensar y para sentir con un argumento basado en la condición humana tan propensa al ensayo y al error y también a algunos casos,a buscar el perdón de uno mismo y como efecto colateral,el de los demás.
Yo también te deseo un 2011 pleno de cine y amor!

Troyana

troyana dijo...

Muchos besos y abrazos para tod@s!(....por si no había quedado claro)

Noemí Pastor dijo...

Sí, yo iba a citar a Thelma y Louise, pero al final se me ha pasado. La verdad es que el desierto da para mucho.

troyana dijo...

Noemí,si nos ponemos a pensar seguro sale una lista de películas que tienen el desierto y/o la América rural como escenario:
"-Abierto hasta el amanecer"
- " Kill Bill"
-"Thelma y Louise"
-"Una historia verdadera"
-"los chicos del maiz"
-"Easy rider"
-"París-Texas"....
¿alguien da más?

la hija del jefe dijo...

yo la vi hace un par de años porque alguien me dijo que era de sus películas favoritas, y eso me dejó intrigada, así que la compré y la vi... y me encantó!! es una maravilla de película.
besos!!

pd. y que me encanta en post!

troyana dijo...

La hija del jefe,
gracias por la valoración del post.
En mi opinión,es una película maravillosa,así,con esas palabras,sólo que necesita tiempo de cocción,tiempo sin tiempo,paciencia...que es muchas veces lo que no tenemos ni en el cine ni en la vida en el general.
Pero,si por una de esas,mantienes su cadencia,su ritmo lento y pausado,recibes todas esas emociones contenidas,esa historia que te envuelve de principio a fin.
bsos

Bargalloneta dijo...

Troyana, primero de todo: feliç any nou!!!
y disculparme por la tardanza en responder (ai!!! la gripe!!)
Reconozco que empecé a verla un dia, y creo que no tenia el ánimo porque como Noemí, no la disfruté , de hecho me dormí!! creía que iba a ser la parte "negra" de los comentarios...
Creo que tendré que revisarla porque solo leerte a ti, me he dado cuenta de que estamos delante de una grandisima película... no la tengo pero la pediré y cuando la vea te cuento!!
Natassja Kinski, creo, es uno de esos casos extraños de que la hija es mucho mejor que el padre!!, igual que Jeff Bridges... no crees???
un petó

Bargalloneta dijo...

por cierto ...que tal los reyes???
espero que hayan sido muy generosos para todas la zinéfilas y los que nos leen!!!
un abrazo!

troyana dijo...

Bargalloneta,
feliç any nou!
espero que estés completamente recuperada de la gripe.
Por experiencia propia,el momento que escogemos para deleitarnos con determinadas películas,es esencial.Te confieso que me he dormido ante verdaderas joyas(en el momento de la siesta por ejemplo o en la sesión golfa del cine)retomándolas una vez estaba más despejada y dándome cuenta de todo lo que me había estado perdiendo por no elegir el momento adecuado.

Bargalloneta,si finalmente decides darle otra oportunidad a "París-texas", mejor sin prisas y descansada,la película requiere cocción lenta como los buenos caldos caseros;)y me encantaría conocer de primera mano,como no,tus impresiones sobre la misma.

En cuanto a Natassja Kinski,en esta película está espectacular,no he leído más que alabanzas sobre ella,la escena del peep-show es imborrable.He buscado información sobre su padre,el también actor Klaus Kinski,y su cara me suena,pero tampoco estoy en situación de valorar su carrera profesional.
En cuanto a Jeff Bridges,es una debilidad para mí: "El rey pescador""El gran Lebowsky""Crazy heart"....a su padre le he reconocido pero por lo que le he visto en pantalla,me quedo con el hijo.
Ah!y los reyes,bueno,algo ha caido,he debido ser buena chica porque al menos no me han traido carbón;)
Yo también espero que los reyes se hayan portado bien con las zinéfilas y con todos los/as que nos leen!
otro abrazo para ti!

Gaviota dijo...

MARAVILLOSA película...Tiene escenas terriblemente tiernas!

troyana dijo...

Gaviota,
estoy de acuerdo contigo,es una película MARAVILLOSA,así,con mayúsculas con escenas de esas pueden calificarse de imborrables y sí,terriblemente tiernas.

Yurena Guillén dijo...

Gracias por el enlace y gracias por el comentario. Es la primera reseña que hago. Creo que tenemos la misma visión de la película... hasta en los detalles más mínimos. Un saludo.