viernes, 26 de febrero de 2016

Nadie quiere la noche





Tenía gran expectación por ver la última película de Isabel Coixet.
Con un metraje de 108 minutos, la directora catalana más internacional que sabe rodearse de actores de gran talla,nos deja con "Nadie quiere la noche" una historia de singular belleza que terminó ganando tres galardones en la última ceremonia de los Goyas 2016: mejor música original, maquillaje y peluquería y diseño de vestuario.


 Isabel Coixet  con un guión de Miguel Barros (Blackthorn), cuenta para el papel protagonista con la actriz francesa Juliette Binoche, la legendaria intérprete parisina, internacionalmente reconocida por títulos como 'La insoportable levedad del ser' (Philip Kaufman, 1988), 'Herida' (Louis Malle, 1992) o 'El Paciente Inglés' (Anthony Minghella, 1996), que le valió el Oscar y con  la japonesa Rinko Kikuchi, que ya trabajó con Coixet en Mapa de los sonidos de Tokyo .Además,completan el reparto :Gabriel Byrne (Los 33, El tiempo de los amantes,serie En terapia) y Matt Salinger (Aprendiendo a conducir, Bigger Than the Sky).


La película nos narra la historia de Josephine (Juliette Binoche), que emprende una expedición al Polo Norte para reunirse con su marido :el explorador Robert Peary,personaje (que no aparece en escena ni en una sola ocasión.)uno de los hombres que se propuso a principios de siglo XX  ser el primer estadounidense en colocar la bandera de su país en el PoloNorte.



En la Groenlandia de 1908,. Josephine Peary (J.Binoche) durante su larga travesía coincide con una mujer esquimal ,Allaka   (Rinko Kikuchi), que esconde un secreto que la víncula a Josephine.Su relación con ella pasa del prejuicio e incluso el resentimiento a la sororidad más insospechada promovida por unas condiciones clímatológicas completamente adversas y prácticamente insalvables: la tundra. Toda diferencia cultural y social pierde relieve y se diluye,y será su unión el último eslabón que puede mantenerlas con vida en una cadena de sucesos más a merced de la naturaleza que de su propio control.



Es un punto de partida puede que sencillo, pero la película cuenta con un telón de fondo hermoso y aterrador,que es el habitat del Polo Norte,que  la dota de un misterio casi inabarcable.Una tierra inhóspita,cruel,inexpugnable que acompaña el designio de estas dos mujeres perdidas,abandonadas prácticamente a su suerte.



Es el encuentro y  la relación de estas dos mujeres tan abismalmente distintas ( una neoyorkina, la otra nativa inuit ,esquimal). lo que más me ha gustado de la película de Coixet.

La directora,tan acostumbrada a no ver fronteras en el cine,se salta también esas barreras que levantamos con el extranjero,el indígena,también las frías barreras que se alzan entre estas mujeres que de alguna manera al principio una se siente rival de la otra.

La evolución del personaje de Josephine es asombrosa, pasa de ser una mujer burguesa y soberbia a convertirse en un ser humano golpeado por la adversidad y  despojado de arrogancia (Juliette Binoche aludía a la transformación de Josephine de pavo real a perro) pero es el personaje que interpreta la magnífica Rinko Kikuchi,Allaka, quien nos deja la lección de vida más generosa y abnegada,es en el personaje de la mujer indígena donde encontramos un código de ética y de moral muy superior al que representa la civilización más moderna en el personaje de  Josephine y por extensión, el mundo de los exploradores colonos en general.


Y no desvelaré lógicamente el desenlace,pero a veces las personas más humildes, las que irrumpen sin apenas levantar polvoreda,son las que terminan con su sensibilidad,su bondad y su lucidez dejando una huella indeleble en nuestro camino.

Estupendas interpretaciones de Binoche y de Kikuchi,un duelo interpretativo fascinante al servicio de una historia de mujeres que luchan por sobrevivir, un retrato de pérdida,dolor y sufrimiento,pero también de amor y generosidad,de cómo hay personas que con su corazón limpio y puro como  la nieve,son capaces de  transformar quienes somos y cambiarnos la vida para siempre.


Féliz fin de semana,zinefil@s,

Troyana

6 comentarios:

Yolanda Noir dijo...

Después de leer tu reseña, he buscado más información sobre la historia que narra la película y me ha parecido apasionante. Bien narrada e interpretada, cómo dices que está, apetece mucho verla.

Manderly dijo...

Todavía no la he visto pero le tengo ganas porque creo que me gustará. Además Binoche me gusta mucho!
Saludos.

TRoyaNa dijo...

Yolanda Noir,
es que la historia despierta nuestra curiosidad inevitablemente y más después de ver la película,cuando de alguna manera "intimas" con los personajes.
Yo también quise ponerles cara a los protagonistas reales y saber más sobre la historia real.Vi alguna entrevista a Isabel Coixet y me pareció también muy interesante los entresijos del rodaje.Alguien me contó una anécdota sobre cómo se "aclimató" Juliet Binoche a las condiciones de vida de su personaje,y al parecer metía la cabeza en la nevera con frecuencia;)
La película hay que verla,solo por la interpretación de las actrices merece la pena,incluso aunque la primera parte se haga un poco densa.

TRoyaNa dijo...

Manderly,
en mi opinión,es una película que va "in crecendo" y es en su segunda parte,cuando Coixet salta al retrato más íntimo y honesto de sus protagonistas,cuando alcanza a mi modo de ver,la cumbre.
Si hay algo de lo que pueda presumir la directora,es de no tener ningún tipo de pudor o complejo a la hora de desnudar emocionalmente a sus personajes,sea en el escenario que sea y ante cualquier situación extraña,límite o inusual que aparezca.
Ya me contarás.
Saludos

La Caja de J dijo...

Tiene MUY MUY buena pinta! Seguramente la vea esta noche.

Un saludo :)

TRoyaNa dijo...

La caja de J
ya me contarás,si finalmente le diste una oportunidad.
Gracias por comentar:)
Un saludo